Blogia
Delirios de una Oveja Negra

Rememorando...

Rememorando...en Semana Santa

<Dios, ¿no hay manera de que aprenda a copiar el puñetero articulo antes de darle a publicar? ¿tendré que tatuarmelo con un cuchillo en la mano para que no vuelva a borrarse todo y yo me quede con cara de imbecil una vez más? Vale, cuento hasta diez, y vuelvo a escribirlo...>

***

Como en casi todo en mi vida, soy un desastre en esto del blog y no tengo organización alguna, pero de repente me entró la vena responsable (mas que vena es un capilar finito finito, pero al menos existe) y he decidido usar eso de los "temas" para poner un poquito de orden en este caos (la verdad es que es complicado dividir los posts cuando solo hablo de mi y de mi misma...) Por eso, hoy estreno un tema que se llamará...

 

 

...y en la que seguiré hablando de mí, pero sobre anécdotas de hace años y de las que me vaya acordando. Esto ha surgido porque en esta Semana Santa he estado unos dias en Málaga y con toda la familia reunida era inevitable que surgieran los recuerdos de otros años. Me hizo mucha gracia recordar una ocasión en la que yo tendria unos 8 años, y mi hermana 4, y estabamos viendo una procesión con mi madre, tias y abuelas. Un nazareno se desmayó por el calor delante nuestra, y fuimos a socorrerlo (bueno, yo me quedé mirando, pero mis tias, abuelas y madre sí fueron a socorrerlo). El pobre hombre pedia un poco de agua, y la unica persona con agua en toda la calle era mi hermanita, que no es que estuviera muy por la labor de darle su preciado tesoro a un tio encapuchado...

 

 

Mi hermana era cabezota como ella sola (bueno, yo lo era más, pero para una tira en la que no salgo yo, mejor me dejamos al margen XD), y no habia ser en esa calle que la hiciera entrar en razón, mientras el pobre hombre agonizaba en el suelo. Al final creo que tuvieron que comprarle una botella a él, porque lo que si recuerdo es que mi hermana no dio su brazo a torcer hasta el final XD

De pequeña me gustaba bastante Semana Santa, e incluso me divertía con las procesiones, pero eso fue antes de que prohibieran a los nazarenos dar cera a los niños. Para evitar malentendidos, lo de dar cera ha de entenderse literalmente, los niños haciamos un bolita con papel de aluminio, le deciamos al nazareno "¿podria darme cera por favor?", el nazareno inclinaba su vela y nosotros la recogiamos con nuestra bolita. Cuanto mas grande fuera tu bola más orgulloso te sentías y la paseabas por delante de los demás niños para que sintieran envidia. Alguno hacia trampas y hacia su bola de aluminio muy grande para que pareciera que tenia mas cera, pero esas falsificaciones se notaban por el peso de la bola. Qué grandes son los niños, son capaces de divertirse en cualquier situación, y con la chorrada más grande, porque anda que no me divertia yo correteando por entre los nazarenos y quemandome los dedos...

Este año solo he visto una procesion, y el resto del tiempo lo ocupamos básicamente en comer y máscomer, no entiendo cómo no se cayó el columio este por mi peso cuando hice esto:

 

 

Y si, sigo montandome en columpios siempre que puedo, y me divierto como una enana (nunca entendí ese dicho ¿tanto se divierten los enanos? los de Blancanieves por lo menos no, que los pobres se pasaban el dia trabajando...) Y casi hice vomitar a mi hermano al montarme en el cacharro ese redondo con un volante para hacerlo girar y girar (en eso se montó hasta mi tia, y me pedia a gritos que le diera mas rapido, mientras mi hermano y mis primos se ponian verdes XD)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres